La guardameta argentina sumó 19 paradas, eclipsando a la joven Renata Lais del Mavi

Las de Prades rompieron el partido al principio del segundo tiempo con un parcial de 0-5

El Mecalia Atl. Guardés logró esta tarde en Gijón la primera victoria de la temporada. Los dos puntos se sumaron ante el Mavi NT La Calzada (27-34, 13-12 al descanso) en un partido sufrido y en el que las de Prades no respiraron con cierta comodidad hasta el minuto diez del segundo tiempo. Varias intervenciones consecutivas de Marisol Carratú (41’3% de efectividad) dieron valor añadido a los goles de Espiñeira, Urban o Mendoza, que firmaron un contundente 0-5 para romper el partido.

Para el primer siete de la Liga Guerreras Iberdrola Prades apostó por Marisol Carratú en portería, Anthía en la dirección del juego, acompañada a su derecha por Luciana Mendoza y su izquierda de Inés Hernández. En los extremos, Egozkue y Ana Rodrígues y África Sempere en el pivote.

Desde el inicio del encuentro, se intuyó cuál iba a ser la dinámica del juego -al menos en la primera parte-: precipitaciones y errores por ambas escuadras y cada una de las guardametas (Lais por el Mavi y Marisol Carratú por el Guardés) “salvando los muebles” cuando fuese más necesario. Ambas acariciaron la decena de detenciones en la primera parte, dando un recital bajo los palos en un apasionante duelo argentino-brasileño.

Ninguno de los dos equipos logró imponer su ritmo de juego en los primeros treinta minutos y esta velocidad benefició por momentos al Mavi, quien no desaprovechó varias contras para ir sumando ligeras ventajas (9-7, min.20; 12-11, min.25). Tras el 0-2 inicial -con tantos de Naiara Egozkue desde el extremo y desde la línea de 7m-, el Guardés siempre fue a remolque de las de Diego Lafuente.

El Guardés realizaba continuas rotaciones -Kurchankova asumió la batuta del equipo, Méndez intentaba bombardear la portería rival desde los 9 m, Gutiérrez y Urban esperaban balones en los extremos y Carla Gómez buscaba colarse por la línea de 6 metros y ayudar en el centro de la defensa a Rodrigues-, hasta que Marisol Carratú dijo: “Aquí estoy”. La internacional argentina echó el cerrojo a su portería el tiempo suficiente para que sus compañeras lograsen en ataque un parcial de 0-5 que ya les permitió romper el partido. El Mavi, bajo la dirección de Marizza Faria, hizo tímidos amagos de acercarse en el marcador gracias a las puntuales intervenciones de Lais (20-23, min.47). Lo intentaron las locales sin éxito hasta que el Guardés sentenció el partido con el 27-34 final.

logró esta tarde en Gijón la primera victoria de la temporada. Los dos puntos se sumaron ante el Mavi NT La Calzada (27-34, 13-12 al descanso) en un partido sufrido y en el que las de Prades no respiraron con cierta comodidad hasta el minuto diez del segundo tiempo. Varias intervenciones consecutivas de Marisol Carratú (41’3% de efectividad) dieron valor añadido a los goles de Espiñeira, Urban o Mendoza, que firmaron un contundente 0-5 para romper el partido.

Para el primer siete de la Liga Guerreras Iberdrola Prades apostó por Marisol Carratú en portería, Anthía en la dirección del juego, acompañada a su derecha por Luciana Mendoza y su izquierda de Inés Hernández. En los extremos, Egozkue y Ana Rodrígues y África Sempere en el pivote.

Desde el inicio del encuentro, se intuyó cuál iba a ser la dinámica del juego -al menos en la primera parte-: precipitaciones y errores por ambas escuadras y cada una de las guardametas (Lais por el Mavi y Marisol Carratú por el Guardés) “salvando los muebles” cuando fuese más necesario. Ambas acariciaron la decena de detenciones en la primera parte, dando un recital bajo los palos en un apasionante duelo argentino-brasileño.

Ninguno de los dos equipos logró imponer su ritmo de juego en los primeros treinta minutos y esta velocidad benefició por momentos al Mavi, quien no desaprovechó varias contras para ir sumando ligeras ventajas (9-7, min.20; 12-11, min.25). Tras el 0-2 inicial -con tantos de Naiara Egozkue desde el extremo y desde la línea de 7m-, el Guardés siempre fue a remolque de las de Diego Lafuente.

El Guardés realizaba continuas rotaciones -Kurchankova asumió la batuta del equipo, Méndez intentaba bombardear la portería rival desde los 9 m, Gutiérrez y Urban esperaban balones en los extremos y Carla Gómez buscaba colarse por la línea de 6 metros y ayudar en el centro de la defensa a Rodrigues-, hasta que Marisol Carratú dijo: “Aquí estoy”. La internacional argentina echó el cerrojo a su portería el tiempo suficiente para que sus compañeras lograsen en ataque un parcial de 0-5 que ya les permitió romper el partido. El Mavi, bajo la dirección de Marizza Faria, hizo tímidos amagos de acercarse en el marcador gracias a las puntuales intervenciones de Lais (20-23, min.47). Lo intentaron las locales sin éxito hasta que el Guardés sentenció el partido con el 27-34 final.


Fuente : http://balonmanatleticoguardes.com

Anuncios