Por @SamorosF1

Hoy entrevistamos a la atleta olímpica mostoleña Diana Martín. Diana está especializada en la prueba de 3.000 obstáculos consiguiendo algunas medallas de bronce y un record personal de 9:30.70 en el campeonato de Europa de Zurich en 2.014.

La atleta nos da un repaso a su grandísima trayectoria en una fantástica entrevista.

¿Te gustaría que tu hijo practicase atletismo?

Sí, claro que me gustaría que mi hijo o hija practicara atletismo. Porque me ha enseñado muchísimos valores, porque he disfrutado muchísimo en este deporte, tengo muchas experiencias positivas y en el fondo todo lo que tengo en mi vida, o la mayoría es gracias al atletismo, entonces por supuesto que quiero que haga atletismo, pero bueno que haga lo que quiera.

¿A qué edad empezaste, y cuáles fueron tus distancias de los inicios?

Empecé a hacer atletismo con ocho años y a partir de ahí me fui especializando en carreras de cross y de pista, en concreto la carrera de pista más cortita, los 600 metros lisos dónde fui subcampeona de España de pista cubierta y tercera de libre y a partir de ahí fui subiendo muy poquito a poco la distancia: 800, 1500 y finalmente antes de pasar al 5000 prefería quedarme en una distancia más corta, en 3000 obstáculos que era un poquito más tirando al medio fondo que era lo que más me gustaba y tenía un componente técnico que no se me daba mal y me atraía.

¿Antes de Obstáculos, hiciste vallas en categorías inferiores?

En categorías infantil y cadete, he estado en una escuela de atletismo, en Larios y allí tocamos todas las especialidades desde marcha, lanzamiento de jabalina, y también vallas. Fue en una carrera de 300 vallas dónde realmente empecé a debutar con las vallas pero no estaba especializada en esa prueba. Hacía técnica de vallas como cualquier otro compañero y no las volví a tocar hasta los 22 años me parece, que fue cuando pusieron la distancia en categoría femenina.

¿Si no hubieras hecho obstáculos que te hubiera gustado?

Realmente 1500 es una prueba que me atraía mucho más de jovencita pero siendo realista no tenía la suficiente velocidad como para dedicarme a esta prueba, entonces por evolución natural sino hubiera hecho obstáculos hubiera corrido el 5000.

¿Alguna cita que te guste?

A parte de los Juegos Olímpicos, que es la cita más importante y la más bonita y la más soñada por cualquier atleta, me quedo con el Campeonato de España de cross como la gran cita anual, incluso por encima de los campeonatos de pista, porque el cross es una prueba muy especial, y también en concreto me gusta muchísimo. Tiene todos los componentes del atletismo: desde la resistencia, velocidad al final, componente de fuerza, y a parte no hay cronómetro, se lucha uno contra otro sin importar el ritmo, y es una lucha mucho más abierta, mucho más bonita, es un correr mucho más natural en el campo a través, suele haber muchísima más gente animando, y si hay alguna circunstancia también especial en las carreras de campo a través, especialmente en la cita del Campeonato de España, que es dónde se juntan todos los atletas de medio fondo y fondo, desde 1500 hasta maratón, todos los atletas compiten para ser campeón de España de cross, que es un título muy codiciado, muy difícil y la verdad es que he tenido la suerte de haberlo ganado en 2012.

Foto de: https://dianamartingimenez.com/

¿Tu entrenamiento favorito?

Mi entrenamiento favorito son las series de 1000 metros porque son series que no son excesivamente largas. No son series tampoco de velocidad pero siempre me gusta terminar con un 1000 mucho más rápido que el resto y la verdad es que para mí es un entrenamiento que me suele decir, con bastante fiabilidad, mi estado de forma.

¿Tu mejor recuerdo en una carrera?

Sin duda el mejor recuerdo que tengo es cuando gané la medalla de bronce en el Campeonato de Europa de 3000 obstáculos, en Zúrich, 2014. Fue como tocar el cielo, algo impresionante, mágico, como un sueño hecho realidad. La verdad es que toda descripción se queda corta, no llega a la altura de lo que yo sentí en ese momento. Ganar una medalla a nivel europeo es una cosa que ni yo me planteaba hace muchos años cuando empecé a correr y la verdad es que la sensación de cruzar la meta sabiendo que has conseguido una medalla, darte una vuelta de honor, tener allá a mi marido para celebrarlo, la verdad es que fue la experiencia más bonita que he tenido hasta el momento a nivel deportivo.

¿Cuáles han sido tus mejores experiencias en unos juegos olímpicos?

En unos juegos olímpicos, he estado en dos (Rio 2016, Londres 2012). Sinceramente la carrera es como todas, es una carrera de 3000 obstáculos y evidentemente la sensación de correr en un estadio lleno es brutal, en unos Juegos Olímpicos, pero la verdad es que por encima de la carrera si me tuviera que quedar con una sensación, sería la ceremonia de inauguración que sólo la viví en Río, y fue un momento bastante mágico, salir desfilando detrás de Rafa Nadal, detrás de la bandera de España con toda la delegación española olímpica, con todos los deportes, salir cuando dicen el nombre de tu país, y ese momento que has visto desde pequeño en televisión y siempre has querido vivirlo y bueno la sensación siempre la he descrito como una borrachera, la verdad es que lo digo entre comillas, pero estábamos borrachos de felicidad, todo el rato riendo y con ganas de llorar de la emoción tan intensa y de felicidad y alegría que viví en ese momento.

¿Tu momento más duro en este deporte?

Paradójicamente el momento más duro creo que lo he vivido también este año pasado 2016, cuando mes y medio antes de los Juegos me lesioné, justo además en la semana del Campeonato de Europa, que era en Ámsterdam y después de haber vivido una lesión muy grave, que me apartó del Mundial del año anterior, volver a lesionarme y saber que tenía un europeo y los Juegos Olímpicos, y que sabía que o no iba o si iba no iba a ir en las mejores condiciones, después de estar cuatro años pensando en la cita olímpica, y dos años en el europeo, fue un momento para mí muy muy difícil, no sólo de cabeza, porque evidentemente psicológicamente la verdad es que estaba hundida, deprimida y frustrada, porque veía que la lesión era imposible recuperarla, también físicamente porque tuve que aguantar muchísimo muchísimo dolor, tuvieron que infiltrarme tanto en el europeo como en los Juegos Olímpicos un anestésico para intentar poder correr, porque si no, no hubiera podido saltar un obstáculo con los tendones así; el tendón de Aquiles y los tendones peroneos, y correr con tanto dolor y con tanta frustración ha sido yo creo uno de los peores momentos de mi vida deportiva.

Foto de: https://dianamartingimenez.com/

 

Fuente : http://timejust.es/deportes/entrevista-a-diana-martin/

Anuncios