Carina Ricchezza, Marta Salomón y Karina Morales, ex jugadoras de Dock Sud, Deportivo Español y Yupanqui, cuentan sus inicios, su visión de aquella época y los recuerdos en sus equipos.

Por Maximiliano Marasso

Fueron figuras en la década del ´90, cuando el fútbol femenino daba sus primeros pasos en AFA. Jugaron en la Selección Argentina. Dentro de su trayectoria, defendieron los colores de tres clubes que militan en el ascenso masculino, hoy lamentablemente sin equipo de once para las mujeres que fueron partícipes y protagonistas de los torneos por aquellos años.

Carina Ricchezza, una férrera defensora central que jugó en tres clubes grandes: Boca, Racing e Independiente, pero que sin dudas dejó una gran huella en uno de esos equipos denominados “chicos” que daban pelea en el campeonato: Dock Sud, donde tuvo de compañeras a Marcela Lesich, y atacantes de lujo como Patricia Luna, Silvia Duarte y Silvia Meggers.

Marta Salomón, una delantera explosiva, veloz y hábil. Deportivo Español, sin dudas contaba con sus goles para estar entre los mejores equipos del torneo.

Karina Morales, la artillera histórica de River, con más de 350 goles, pero que surgió en uno de los clubes fundadores del fútbol femenino de AFA: Yupanqui. La 10, la rompía en Nuñez y en la Selección. Además, por aquellos años era conocida por patear penales en la televisión.

¿Cómo fueron sus inicios y trayectoria en AFA?

CR: Mis comienzos fueron desde muy chiquita con mi hermano y sus amigos, jugábamos en la vereda, en la calle o donde se podía. Al principio me cuidaban, pero después cuando se dieron cuenta que les jugaba de igual a igual no me tenían piedad. Jugué papi fútbol hasta que conocí unas chicas que jugaban en Boca e hice mi debut en cancha de once en el año 1989 hasta ´95, 96/97 en Racing, 98/99 Dock Sud, 2000 en Independiente y 2001 en Boca.

KM: Comencé jugando de niña con mi hermano y sus amigos. A los 15 años llegué a Yupanqui donde aprendí muchísimo y conocí gente maravillosa como jugadoras y grandes personas. Ahí vi por primera vez a Mirta López ¡Qué jugadora, mama mía! Fenómeno, jamás vi nada igual. En una baldosa hacía lo que quería. Teníamos un equipazo, un grupo humano re lindo, éramos un verdadero equipo.

MS: Empcé a jugar con chicos desde los seis años. A los doce entré en Yupanqui, después a los 16 entre en la Selección. Cuando volvimos de Brasil nos fuimos todo Yupanqui a Deportivo Español, y ahí se sumaron nuevas pibas.

¿Su visión del fútbol femenino de la década del ´90?

CR: En los ´90 fue una época bastante dura para el fútbol femenino porque al no ser conocido, era blanco fácil para la mirada machista, sólo los hombres podían jugar u opinar de fútbol. Si bien mis comienzos fueron en Boca, tengo que reconocer que nos trataban muy bien y teníamos acceso a las mínimas cosas que necesitábamos. Otros equipos que estaban en proceso de armada, era mucho más difícil. A pesar de todo había mucha pasión por lo que queríamos logar, más allá de jugar este hermoso deporte, luchábamos por un viático, o conseguir sponsor, para que jugadoras con pocos recursos económicos tengan las mismas posibilidades y llegar en óptimas condiciones a los entrenamientos y a los partidos, sabiendo que tal vez nuestra lucha sea en vano y que lo único con lo que nos quedábamos eran grandes amigas. Por suerte no me equivoqué, me he llevado grandes personas en mi corazón.

MS: El fútbol de los noventa es y será el emjor porque jugar era divertirse. El fútbol se lleva en el pecho, nos cuidábamos todas y a mí me cuidaron siempre las pioneras, son de fierro y muy buenas personas.

KM: Los ´90 eran otra época, de competencia sana, casi de amigas.

¿Carina, tus mejores recuerdos en Dock Sud?

Dock Sud fue una de las cosas más lindas que viví, porque todo costaba el doble, porque no teníamos los recursos que tenían los “grandes equipos”, pero tuve la suerte de pertenecer a un gran equipo con excelentes jugadoras dentro y fuera de la cancha, con una dirigencia que estaba siempre para escucharnos y brindarnos lo poco o mucho que tenía, con una calidad humana pocas veces vista, valoramos profundamente su esfuerzo. Una anécdota linda fue después de dos años de dejar al club, cruzarme con un hincha fanático del Doke y decirme: “Vos sos Ricchezza, la jugadora del Doke?”. “Si” le respondo. “¿Sabes quien soy? el que te gritaba ¡tirate a los pies!¡Bien Ricchezza, así!”. Lo dejé conforme diciéndole que esperaba sus gritos para tirarme. Cosas lindas del fútbol, los dos nos fuimos felices.

No creo que mi querido Doke vuelva a tener equipo de fútbol femenino, por lo menos en el corto plazo, por las mismas razones que dejó de tener: no se podía cumlir con los mínimos recursos que se necesitan, no por falta de voluntad sino por una cuestión netamente económica. Ojalá algún día podamos otra vez escuchar a coro el grito de “¡Dokeeee… Dokeeee!”.

¿Marta, qué vivencias en Deportivo Español recordas?¿Volverá a tener la actividad?

Los recuerdos son maravillosos, nos divertimos mucho. Después de cada entrenamiento nos juntábamos en la esquina de la plaza y charlábamos de todo un poco, nos cuidamos siempre dentro y fuera de la cancha. Siempre estábamos juntas como un gran equipo. El club no creo que vuelva a tener fútbol femenino nuevamente, aunque me encantaría.

¿Por qué Yupanqui dejó de tener la disciplina, Karina?

No entendí nunca por qué Yupanqui no quiso más fútbol femenino. Después pasé a River, papá fanático me llevó ahí, yo fana de Boca, por darle el gusto al viejo fui a River. Ahí también conocí gente muy buena, grandes jugadoras también, pero quién más me asombró ahí fue Mónica Pérez, quién como MIrta López, otro fenómeno, aprendí muchísimo y aconsejaron siempre. Me llevé muchos recuerdos lindos, casi diez años ahí, muchos campeonatos, goleadora muchos años y al mismo tiempo la Selección, donde también me crucé con mucha gente y jugadoras terribles.

Karina, por ese entonces eras famosa por estar en la televisión

Llegó el programa “Locos por el fútbol”, una experiencia muy linda donde me trataron muy bien, sobre todo Matías Martin. Me gustaría que al fútbol femenino le dieran más trascendencia, pero AFA es sólo para hombres y no quieren que la mujer crezca, una pena.

El paso por la Selección Argentina

CR: Jugué en la Selección Nacional desde el ´92 al ´95 en la cual diez días antes de viajar al Sudamericano de Brasil tuve una lesión bastante grave que me impidió jugar por ocho meses aproximadamente. Tuve la suerte de integrar la primera selección Argentina en competir internacionalmente en el año ´93 donde ganamos una Copa en Chile.

MS: Desde los quince entrené con la Selección. Me convocaron a los 16, y ahí me fui a Brasil y ya no dejé la Selección hasta que mi viejo se enfermó, que fue para el repechaje con México (NdeR. Clasificatorio al Mundial ´99). También una hermosa relación con todas las chicas, nos divertimos muchísimo y nos juntábamos a charlar de todo un poco. Mis compañeras eran todas buenas, muy buenas jugadoras y siempre me gustó ser de un club chico.

KM: Fueron 10 años también de Selección, muy lindos, salvo el repechaje con México que en la vuelta (NdeR. En la cancha de Vélez) el técnico no me puso. Hoy entiendo que tenía algo personal conmigo. Después todo fue lindo, desde el primer viaje a Chile en 1992 hasta el último año. Muy buenas personas, jugadoras terribles. Para mí siempre fue un orgullo llevar esa camiseta, íbamos por amor a la camiseta, porque nos daban dos monedas. Muchas iban a entrenar sin comer o no tenían botines. Se que por mi temperamente, de ir al frente, mucha gente no me quiera. Pero la gente que realmente me conoce sabe quién soy.

A Estados Unidos allá le íbamos ganando 1-0, la alegría que teniamos. En ese equipo jugaba Mía Ham, creo que una de las mejores selecciones que tuvo Estados Unidos. Después nos metieron ocho creo, lloramos hasta el hotel. Como experiencia fue buena, ellas son profesionales, nosotros después de muchos años, hoy seguimos siendo amateur.

El fútbol femenino actual

MS: Para las chicas que juegan ahora, jueguen con el corazón y diviértanse que el fútbol es lo más lindo del mundo.

CR: Si bien el fútbol femenino avanzó bastante, hay muchas ligas en todo el país, varias categorías, pero necesitamos más difusión, que muchas chicas se animen a practicar este maravilloso deporte. En la sociedad está más aceptado en general, pero pocos conocen la actividad y cómo se desarrolla. Desde los ´90 venimos insistiendo para que se los obligue a todos los clubes a tener un equipo de fútbol femenino y seguimos sin poder lograrlo. Sin duda necesitamos un cambio estructural, brindarles a nuestras jugadoras todas las posibilidades para que puedan representar a nuestro país en las mejores condiciones. Argentina no puede estar más fuera de un Mundial.

Fuente : http://www.diariolafutbolista.com

Anuncios