La volante colombiana charló con DLF de su primera experiencia en Argentina y de la Liga Profesional de Colombia que se avecina.

Por Maximiliano Marasso

Nació en Yopal Casanare, Colombia, un 29 de octubre de 1991 (24 años). País del café, vallenato y cumbia típica de esos pagos. Ella vino a la Argentina para ponerle su propio ritmo a la pelota, y en su primera temporada nos cuenta su historia. También, sobre la Liga Profesional que comenzará justamente en Colombia.
Aunque de más joven practicó taekwondo, el fútbol siempre fue su deporte. “Mi primer equipo fue Real Boyacá, estuve dos años ahí (2013-205). Luego me preparé en el Centro Deportivo Exus, en Yopal Casanare, para ir a Argentina”. El apoyo de sus seres queridos es fundamental para que pueda realizar su pasión por el fútbol. “Mi familia es el motor de todos mis proyectos”.

Vos creaste Real Boyacá…
Sí, junto a mi manager, Julio Ernesto Gómez.

¿Cómo surgió la idea de crear un club?
Porque inicié una preparación para unas pruebas a la Selección de Colombia. Y tenía que entrenar sola con mi profesor que en ese momento era Oscar Fonseca. También pasé por un club antes de Real Boyacá que se llama Patriotas, pero ahí fueron unos meses.

Eras jugadora y presidenta del club.
Sí, era. Ya no lo soy.

¿Cómo salió la posibilidad de venir a San Lorenzo?
Porque en se tiempo no había mucho fútbol femenino en Colombia, pocos torneos. Y yo quería jugar fútbol profesional. Siempre lo tuve en mente de salir del país a probarme.

¿Con qué fútbol argentino te encontraste?
Con un nivel alto, entrenamientos totalmente diferentes a los que por ahí y yo hacía en Colombia. En San Lorenzo encontré una familia, la cual todas trabajan por el mismo objetivo. Todas lo hacen muy profesional, el cuerpo técnico igual. Así que cumplieron con mis expectativas. Ponerme al nivel de ellas no fue fácil. Me costó muchísimo. Y llegar hacer titular en el equipo tampoco fue fácil.

Ahora Colombia clasificó al Mundial y a los Juegos Olímpicos. ¿Cómo lo viste a la distancia?
Todo lo que pase con el fútbol femenino en Colombia me pone muy feliz. Porque son resultados del buen proceso que se ha hecho. Y es muy bueno eso para las chicas más jóvenes que por ahí están iniciando su carrera deportiva.

Con la creación de una Liga Profesional sacarán más ventaja con otros países, como Argentina.
Quizás con el tiempo, sí. Porque por ahora no creo, porque es muy reciente.

¿Te ves volviendo a jugar en Colombia de manera profesional?
Sí, claro que sí. Si me dan la oportunidad de jugar en mi país con gran gusto volvería a jugar.

Tu balance sobre tu primer torneo con San Lorenzo.
La verdad, para mí nos fue bien. Por lo que he podido notar el equipo cambió muchas jugadoras, y es difícil iniciar un nuevo proceso.

2-9-2016

Fuente : http://www.diariolafutbolista.com

Anuncios