España logró en Río 2016 un total de 17 metales, los mismos que en Londres 2012 pero de más valía, puesto que se ganaron cuatro oros más que en la pasada edición. En total: siete oros, cuatro platas y seis bronces.

La delegación española desplazada a Río de Janeiro disfrutó en la noche del pasado domingo de la ceremonia de clausura de estos Juegos Olímpicos de Río 2016. Los españoles, tras sumar tres medallas más a su cosecha en el último día de competición, lucieron una gran sonrisa en su rostro, símbolo de la satisfacción generalizada por los resultados conseguidos.

El equipo olímpico español finalizó en el puesto número 14 del medallero general, algo tan solo superado en Barcelona’92 (sexto) y en Atlanta’96 (decimotercero). Mucha culpa de ello tuvieron las siete medallas de oro que consiguieron Mireia Belmonte (natación), Ruth Beitia(atletismo); Carolina Marín (bádminton), Marcus Walz, Maialen Chourraut y la pareja Saúl Craviotto y Cristian Toro (piragüismo) y el dúo formado por Rafa Nadal y Marc López (tenis). Tan solo en Barcelona’92 se ganaron más oros que en Brasil.

Las 7 medallas de oro conseguidas en Río tan solo fueron superadas por las 13 de Barcelona’92

De todos estos metales, quizás el de Chourraut y el de Walz fueron los más sorprendentes, demostrando una vez más que el piragüsmo español nunca falla a su cita con las medallas y que hay mucha vida más allá de David Cal, que sigue siendo el deportista nacional con más medallas olímpicas (5). Eso sí, en Río ya le pusieron cerco tanto Mireia Belmonte como Saúl Craviotto al repetir doblete olímpico (4).

El número de platas y el de bronces se invirtieron con respecto a Londres 2012, esta vez para mal, aunque sigue siendo el plateado el color que más veces (63) ha adornado el cuello de los españoles. Los cuatro metales plateados lo consiguieron Orlando Ortega (atletismo), Eva Calvo(taekwondo) y las selecciones femeninas de baloncesto y de gimnasia rítmica; todos ellos de gran mérito, pues competían con rivales que sobre el papel les destinaban a aspirar al bronce. Mención especial cabe hacer a las chicas del baloncesto, que nunca habían superado los cuartos de final en una cita olímpica.

En cuanto a las medallas de bronce, la que mejor supo fue la de Lidia Valentín (halterofilia). La de Ponferrada por fin pudo subirse a un podio olímpico, aunque sigue esperando la resolución definitiva al respecto de Londres 2012, tras los positivos por dopaje de las tres halterófilas que quedaron por delante. Mireia Belmonte y Saúl Craviotto también sumaron un bronce para reforzar aún más sus respectivos oros, así como Joel González (taekwondo) conquistó un meritorio tercer puesto tras haber sufrido una grave lesión. Completaron el medallero laselección masculina de baloncesto y Carlos Coloma, en Mountain Bike.

A todo ello hay que sumarle un total de 37 diplomas olímpicos, que refuerzan, sin lugar a dudas, el buen hacer de los españoles en la cita olímpica. Muchos de esos diplomas pudieron convertirse en medalla; algunos por cuestión de milésimas de segundo, otros por pequeños detalles y el resto simplemente por mala fortuna. Actuaciones como la de Bruno Hortelano, que brilló en los 200 metros, o la de David Bustos, en el medio fondo, iluminaron aún más la participación del atletismo español, que por fin frenó su sequía olímpica. Ellos, junto a los jóvenes nadadores y el prometedor futuro que ya se palpa en otros deportes, auguran buenas expectativas para Tokio 2020.

Entre las decepciones, el waterpolo, que volvió a quedarse sin medalla tanto en chicos como en chicas; las Guerreras del balonmano, quienes cayeron de forma cruel en cuartos; el hockey y lavela, que se quedó sin presea tras haber encadenado éxitos desde Atenas’04.

Fuente : http://www.olympodeportivo.es/espana-se-trae-de-rio-2016-una-ilusionante-cosecha/

Anuncios