Anna Flanagan, jugadora de hockey hierba internacional por Australia, concede una entrevista a Nike

Hace ocho años, cuando apenas era una adolescente de 15 años la jugadora de hockey hierba australiana Anna Flanagan estaba en una encrucijada. Destacaba en atletismo, tenis y hockey, pero tenía que centrarse y elegir.

Me sentía como si pudiera hacerlo todo, pero cuando di un paso atrás y evalué mi carrera, yo sabía que me estaba engañando a mí misma“, explica Flanagan. “Para sobresalir tenía que elegir un deporte y que era un gran obstáculo mental”, reconoce.

La influencia familiar (su padre era entrenador juvenil y su madre y su hermana también habían jugado) pesó en su decisión, y optó por el hockey hierba.

Anna Flanagan

En apenas dos años Flanagan debutaba con la selección australiana de hockey hierba, las Hockeyroos, y a los 21 la nombraron Jugadora Joven del Año.

Se convirtió en el centro de atención, y la presión recayó sobre sus hombros. “Siento la presión antes de cada partido, pero veo cada partido como una oportunidad para mejorar“, afirma Flanagan. “Ya se trate de un partido de club o internacional, pensando que es una oportunidad alivia algo de la tensión”, apunta Anna.

Flanagan reconoce la necesidad de entrenar: “Necesito saber que he hecho todo lo que puedo en el entrenamiento para tener la confianza de tratar de anotar el primer gol y ganar el partido”, explica.

Cuestionada sobre cómo compagina su carrera deportiva con su vida personal, considera que “Es importante tener equilibrio en la vida, porque nuestro entorno de entrenamiento es muy intenso. Ya se trate de estudiar, trabajar o salir con los amigos, es necesario un tiempo de descanso. Si no estoy compitiendo, necesito otras vías de escape para alejar mi mente del hockey para que pueda estar lista la próxima vez que esté en el campo”.

By Javier Trullols

Fuente : http://lajugadafinanciera.com/

Anuncios