La jueza contó su vivencia de dirigir en el Mundial de Mayores de Canadá, compartiendo terna con dos colegas argentinas.

Por Maximiliano Marasso

¿Qué te dejó la experiencia mundialista con tres partidos dirigiendo y tres de cuarta arbitro?

¡La experiencia fue hermosa! Siempre se aprenden cosas nuevas y en este nivel la exigencia y el perfeccionamiento son muy importantes, con lo cual estoy muy feliz y satisfecha con lo realizado. Afortunadamente dirigí los tres partidos con mis asistentes argentinas (NdR. Eugenia Rocco y Mariana de Almeida) y ello hizo que me sintiera muy cómoda y con absoluta confianza al momento de decidir. Los tres partidos salieron muy bien, el trabajo en equipo funcionó también bárbaro así que regresamos con la satisfacción del deber cumplido. Fuimos unas privilegiadas respecto a la cantidad de encuentros dirigidos considerando que éramos muchas arbitras.

Se notó que te ubicabas más cerca de la última línea defensiva siguiendo las jugadas. ¿Costó algunas recomendaciones de la FIFA?

Todas las ubicaciones y posicionamientos eran los sugeridos por los instructores FIFA.

¿Qué equipos más te gustaron, alguna selección te sorprendió?

No podemos ni nos corresponde opinar de los equipos, pero si puedo afirmar que el nivel fue muy alto en general.

Imagino que tu próxima meta será nada menos que Río de Janeiro 2016.

Metas siempre hay, y evidentemente repetir JJOO sería un orgullo y muy lindo, pero solo una árbitra va por Conmebol y es muy complejo participar nuevamente. De todas maneras, el fútbol femenino y consecuentemente, el arbitraje, están creciendo día y día y ello hace que las oportunidades sean cada vez más y nos hagan soñar con continuar representando al país y Sudamérica.

Fuente : http://www.diariolafutbolista.com/entrevistas

Anuncios