El rugby con personalidad femenina.
Hoy hablaremos de la mujer en el mundo del Rugby.
Desde hace mas de 40 años en España las mujeres practican rugby de la misma manera que lo hacen los hombres.
Con la participación en los Juegos Olímpicos de 2016 esperan tener una batalla ganada contra la discriminación. Las mujeres ganaron espacio en un deporte que era exclusivo del sexo opuesto.
Las mujeres de los exclusivos colegios de Inglaterra marcaron el punto de partida de la práctica del rugby con integrantes del sexo femenino. Fue alrededor del año 1913 Jugaban en secreto.
En la actualidad, existen más de 200 clubes, y una liga parecida a la de rugby masculino. El paso más importante se dio en 1994, cuando la International Rugby Board aprobó a las chicas dentro de la Unión y pasó a administrar el manejo del rugby.
Se inició por primera vez en España, en el campo de entrenamiento de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid a principios de los años 70, por un grupo de mujeres estudiantes de Arquitectura, a las que fueron incorporándose amigas suyas. Se formó un grupo de unas 20 chicas que se entrenaban regularmente dos veces por semana y que dado que eran las únicas que lo practicaban, jugaban partidos entre ellas. Luego, se fue extendiendo por todo el país y así sucedió en muchos países del mundo.
Los principios del Rugby Femenino se caracterizan sobre todo, por un fuerte “choque” con el sistema masculino, el cual, todavía perdura en algunos aspectos.
Un deporte poco difundido históricamente masculino guarda sus mayores desafíos y logros para las chicas.
El rugby femenino; más allá de ser practicado guarda valores que se trasladan mucho más allá del terreno de juego.
Jóvenes,estudiantes,como ingenieras, administradoras, psicólogas a simple vista no tendrían nada en común, hasta que se encuentran en un campo.
El cansancio y el frío no es una excusa para estas chicas quienes entrenan de noche o de día, y dan todo de sí para aprender.
Los valores que se aprenden y practican en el campo se trasladan al dia a dia. El compañerismo en el rugby es lo que te permite crecer, ser mejor persona, además de darte una fortaleza increíble pues te demuestra que puedes hacer cosas que jamás imaginaste hacer.
Es machista decir que una mujer no puede jugar al rugby, pues ningún deporte es exclusividad de los hombres.
Jóvenes fuertes y trabajadoras que entre carreras, pases y tackles afirman su pasión por este deporte.

 
Anuncios