OLIMPIADAS DE LA ERA MODERNA

Citius, Altius, Fortius, es el lema de los Juegos Olímpicos de la era Moderna creados a iniciativa del baron Pierre de Coubertin a finales del siglo XIX y una parte del lema, “Citius” (Más rápido) es el espíritu de todas las competencias atléticas, en las que se trata de ver precisamente, quien de los competidores es el más rápido.

Y fueron precisamente las carreras a pie una de las principales competencias en los Juegos Olímpicos de la antigüedad; en los tiempos de la Grecia clásica, los eventos se desarrollaban en arenas repletas de simpatizantes de los corredores, quienes a su vez representaban a aldeas.

Los competidores ofrecían sus triunfos a sus dioses, se presentaban desnudos y descalzos en la arena, ya que en los juegos se predicaba ante todo, la belleza del cuerpo humano, motivo por el cual no se permitía el acceso a mujeres.

La arena en que corrían se construía en forma de óvalo con una longitud de 300 varas, medida que hoy en día equivaldría a aproximadamente 333 metros, los corredores tomaban la salida y el evento consistía en dar determinadas vueltas a la arena, distancia llamada estadios.

El ganador no ganaba oro, joyas o títulos nobiliarios, solamente era coronado con una rama de olivo y obtenía el reconocimiento de ser el más rápido y ser tratado como un semidiós.

Hoy, a finales del siglo XX, los atletas profesionales suelen tener una fuerte y metódica preparación, en la que intervienen diversos especialistas médicos y profesionales de otras ramas.

Las pruebas se han diversificado enormemente, de manera que tenemos carreras de cien, 200, 400, mil 500, cinco mil, diez mil metros y el famoso maratón, prueba creada en honor a Filipides, el famoso corredor que cayo muerto al dar la noticia de la victoria de las fuerzas atenienses en la batalla de maratón. Las cantidades que ganan y el reconocimiento de los medios de comunicación en los eventos, puede ser el actual trato de semidioses pero finalmente, lo que más importa es ser conocido como el hombre o la mujer más rápido sobre la tierra.

LA MUJER EN LAS OLIMPIADAS

El barón Pierre de Coubertin inauguró los juegos modernos en 1896, emulando a aquellos que se disputaban en Grecia en la Antigüedad, y como entonces, la presencia femenina estaba excluida. Según sus palabras “El deporte femenino no es práctico, ni interesante, ni estético, además de incorrecto”.

Solo hubo una participación femenina de manera simbólica en 1900, en los juegos que se desarrollaron en París, con las pruebas de golf y tenis; luego se sumó el tiro con arco en San Louis en 1904, y en 1908 la vela y el patinaje artístico en Londres. La primera campeona olímpica de los Juegos de la Era Moderna fue la tenista británica Charlotte Cooper.

Pero otras diciplinas estaban vedadas para las mujeres. La francesa Alice Milliat, destacada deportista en remo, fundó la Federación Deportiva Femenina Internacional (FSFI) en 1921, y organizó los primeros Juegos Mundiales Femeninos, en París en 1922, con gran éxito.

El 13 de septiembre de 2000, Sydney (Australia) es el lugar determinado para esta vigésimo cuarta edición de los Juegos Olímpicos Modernos.

El comité olímpico insistía en su negativa a la inclusión de las mujeres, no obstante en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam (1928), se admitieron 5 pruebas de atletismo y se inauguró la gimnasia femenina; pero otras disciplinas tuvieron que esperar mucho tiempo.

Como es ya tradicional, se medirán allí esfuerzos y capacidades deportivas. Pero la novedad es la participación en el evento, de 4.400 mujeres en las distintas pruebas, superando en alrededor de 800 el número de mujeres que intervinieron en Atlanta, y constituye un porcentaje que superará el 40% de los atletas, lo que es un récord en la participación femenina en la historia de los juegos.

La incorporación de eventos gimnásticos o deportivos en el que intervinieran mujeres, fueron siempre autorizados y agregados posteriormente a las pruebas masculinas, en esta concepción del hombre, que viene desde los principios, y que fuera el pensamiento del creador de las Olimpiadas Modernas, Barón Pierre de Coubertín, de que la mujer debía ser la espectadora, para mirar y aplaudir, en lugar de intervenir.

Pero la mujer fue logrando su importante papel en los juegos, brindando excepcionales espectáculos y logrando la admiración y expectación del mundo, con campeonas de la talla de Nadia Comaneci, Mildred Didrikson, Fanny Blankers-Koen, Theresa Zabell, Marlene Ahrens, Evelyn Ashford, María Caridad Colón, Zola Budd, Mary Decker-Slaney, Sara Simeoni, Jeannette Campbell y tantas otras, cuyos nombres se han inscripto en la historia deportiva. El Comité de Género de Universitaria forma parte de la Red de Mujeres Empresarias y Cooperativistas del Paraguay, según nos explicó su presidenta, ingeniera Gilda María Torres.

Igualmente, la Cooperativa Universitaria ocupa la vicepresidencia del Centro de Promoción de la Mujer (PROMUR) en la persona de la ingeniera Torres.

El objetivo es el de buscar la equidad en todos sus aspectos y por supuesto, para llegar a eso, promocionar a la mujer y capacitarla.

Remarcó que se busca la capacitación plena de la mujer desde el punto de vista empresarial o político.

El origen del comité viene de años anteriores y sus integrantes vienen participando de encuentros y eventos especiales desde hace más de un año. Pero para este ejercicio se inició un trabajo más puntual con el Comité Género.

Admitió que en nuestro país existe discriminación hacia la mujer en muchos sectores y campos de desarrollo personal, pero este inconveniente se pretende superar a través de la capacitación.

En esta edición 2000 – a 72 años de la obtención de las primeras medallas por parte de deportistas femeninas- se espera la participación de atletas como la estadounidense Marion Jones, así como la presencia de la argentina Alejandra García

Sydney tendrá participación femenina en los mismos deportes en equipo, que masculina, puesto que se agrega el waterpolo.

Y pensar que, en los Juegos Olímpicos de la antigüedad, sólo las mujeres solteras podían asistir a los juegos y la pena para una mujer casada que observase a los atletas en acción era la muerte…pues los atletas competían desnudos, exhibiendo sus cuerpos como símbolo de perfección y dedicación.

Fuente :

Publicado por Lorena Fernandez y Ruben soto en  domingo,Abril 19, 2009

http://discriminaciondeporte.blogspot.com.es/2009/04/las-olimpiadas-y-la-mujer.html

Anuncios